lunes, 20 de marzo de 2017

¿Viajas con niños? No olvides sus medicamentos

Viajar con un niño no es tarea fácil porque el elemento sorpresa está más presente que nunca, tanto en la planificación como durante el viaje. Los pequeños son demandantes, tienen necesidades particulares y el equipaje tiende a duplicarse por todos los elementos que hay que incluir para la seguridad y cuidado del niño, esto último varía dependiendo de la edad del pequeño. Involucrar al niño en proceso de viaje es una forma agradable y divertida de hacer que la planificación sea más ligera o más pesada dependiendo de cómo se maneje la planificación.
Al momento de viajar con un niño, sea de la edad que sea, hay muchos factores a tomar en cuenta, pero uno de los más importantes es sin duda los medicamentos en casos de emergencias. Este punto es complejo, ya que cada niño tiene una necesidad distinta, hay niños con alergias, asmas o defensas bajas que tienen necesidades particulares y todo esto debe tomarse en cuenta cuando se planifica el viaje.
Para viajes con niños o bebés es imprescindible armar aunque sea un botiquín improvisado, por eso toma nota y aprende cómo armarlo de forma muy sencilla.
1-    Busca tu contenedor
No lleves las medicinas desordenadas, ya que pueden sufrir daños o se pueden perder, lo mejor es contar con un pequeño contenedor para tu botiquín, puedes emplear envases plásticos de cocina, cartucheras o bolsos de tela (los de maquillaje funcionan bien) para poner los elementos de tu botiquín para niños.
2-    Verificar normas
Verifique previamente antes de su viaje las normas sobre medicamento y equipaje en la aerolínea en la que viaje.
3-    Elementos básicos
Lo que contenga un botiquín de primeros auxilios para un niño depende mucho del caso, pero por lo general hay elementos que no pueden faltar para cubrir cualquier eventualidad que se presente en el viaje, toma nota de algunos de ellos:
ü  Medicamentos para la fiebre y el dolor: Los niños están viajando a un nuevo territorio, tal vez con otro clima, otra comida y otro ambiente, por lo que no es descartable la posibilidad de que se enfermen o que se caigan durante uno de los paseos. Así que ten a la mano medicamentos que te sirvan para la fiebre, el dolor y el malestar general, como pueden ser: ibuprofeno, aspirinas y paracetamol.
ü  Medicamentos para el malestar estomacal: Relacionado con el punto anterior la nueva comida, el agua o los nuevos sabores pueden ocasionar un malestar estomacal en el pequeño y por eso es necesario llevar un medicamento para contrarrestar esto.
ü  Antisépticos: Estos evitan que se propicie infección en alguna herida, es uno de los elementos más importantes de esta lista, nunca lo olvides.
ü  Antiinflamatorios y analgésicos: Lo mismo, funcionan para tratar heridas, inflamación y dolor.
ü  Elementos de curación: No olvides las gazas, el algodón y las tiritas o curas.
ü  Cremas con protección solar y repelente para insectos: Protege al pequeño del daño solar con una buena crema con protección solar y de los mosquitos con un repelente para viajes.

Con estos elementos en tu botiquín no tendrás mayores problemas en tus vacaciones con niños.